Podemos conservar nuestro nombre: las vacunas son seguras. Y no, no se ha confirmado la toxicidad del timerosal