Search

Nikolái Vavílov: el botánico que todos quisimos ser

Autor
Fecha de Publicación
Empty
8 more properties
Una de las mayores preguntas en la agricultura siempre ha sido "¿de donde vienen las especies que comemos?". Creemos que si conocemos el origen, la raíz, podremos entender mejor a la planta que estamos cultivando, y quizás obtendremos información que nos permita mejorar su productividad. Y ese era, definitivamente, uno de los objetivos de la ciencia agrícola soviética en los primeros años post-revolución de octubre. El nuevo régimen heredó un país enorme que sufría grandes y frecuentes hambrunas a consecuencia de un clima poco amable y del mal manejo político y social que llevó al Imperio Ruso a la miseria.
Un botánico contra el hambre.
Nikolái Vavílov nació en el distrito de Volokolamsk, en las afueras de Moscú, en 1887. Hijo de una familia de comerciantes, desde joven se interesó en la agricultura. El distrito donde creció era pobre, y las hambrunas solían diezmar a la poblacion durante los inviernos. En su familia, 3 de sus hermanos murieron siendo niños. De los que sobrevivieron, uno se volvió físico, y una se volvió microbióloga. Mientras, Nikolái decidió que trabajaría para terminar con el hambre.
En 1911 se graduó del Instituto Agrícola de Moscú. Entre 1913 y 1914 vivió en Inglaterra, donde realizó sus estudios de Maestría bajo la tutoría de William Bateson, investigando acerca de la inmunidad de las plantas a las enfermedades. Durante este período Vavílov realizó numerosos viajes por Europa, conociendo a importantes genetistas y evolucionistas de la época como Ernst Haeckel.
Fue así que, mientras pasaba su tiempo en la biblioteca de Charles Darwin, preservada en la Escuela de Botánica de la Universidad de Cambridge, descubrió varios textos clásicos de agricultura llenos de anotaciones, marcas y notas al pie dejadas por el mismo Darwin. Estas ideas le parecieron revolucionarias: ¿Cómo evolucionaron la especies que hoy cultivamos?, ¿de donde vienen?, ¿tendrá que ver ese origen en como se comportan y sobreviven en los lugares donde las hacemos crecer?. Nikolái se volvió un férreo darwinista. Quizás ahí estaba la respuesta a como mejorar los cultivos rusos, la solución al hambre.
El siguiente paso era clave para Nikolái: siendo un darwinista convencido y habiendo estudiado en profundidad los postulados de la -relativamente- nueva ciencia de la genética, dedujo que una de las claves para comprender mejor a las plantas era saber de donde venían. Qué caminos siguieron. Como se relacionan las especies entre sí, y como fueron variando en los distintos lugares (adaptándose) para sobrevivir y seguir siendo productivas.
Nikolái preguntando a una planta por sus parientes.
A partir del estudio de estas interrogantes Vavílov estableció en 1920 la Ley de las Series Homólogas de Variación (2,3), en la que establecía que las variaciones en especies emparentadas suelen ser similares, lo que es una consecuencia de su semejanza genética. Según esta ley, la variación de características morfológicas, fenológicas o fisiológicas en diferentes especies o géneros cultivados (por ejemplo el trigo –Triticum–, el centeno –Secale– y la cebada –Hordeum–), corresponden a respuestas idénticas de sistemas genéticos homólogos, es decir heredados de un ancestro común.
Esa teoría -hoy considerada clave para el entendimiento de la biologia evolutiva de las plantas cultivadas- llevó a Vavílov a comprender que la rápida expansión del modelo de agricultura industrial destruiría la diversidad genética producida tras miles de años de coevolución. Esto le hizo ver como urgente colectar las variedades locales y conservarlas, considerando para ello bancos de germoplasma, estaciones experimentales y distribución de las semillas entre los campesinos.
El origen de todas las cosas.
En 1921, Vavílov fue puesto a cargo de la Academia Lenin de Ciencias Agrícolas de Leningrado. Desde allí, y consciente de su objetivo, impulsó una red de más de 300 estaciones experimentales donde se realizaban pruebas y se entregaban semillas seleccionadas a los campesinos. Era el comienzo de un camino destinado a terminar con el hambre.
Si ben ya había realizado algunas expediciones (la más famosa en 1918 a Irán), ya instalado en la Academia Lenin planificó una serie de viajes destinados a colectar semillas de distintas variedades de especies agrícolas y, por sobre todo, a encontrar el origen geográfico de esas especies.
Para esto, organizó más de 100 expediciones botánicas alrededor del mundo, entre las cuales recorrió EEUU y Canadá (1921), Afganistán (1924), la cuenca del Mediterráneo (1926), África oriental (1927), China (1929), América central (1930), Norte, centro y Sudamérica (1932-1933).
En 1924 publicó su primer listado de centros de orígenes para las especies cultivadas, los que fue modificando a la luz de nueva evidencia, hasta 1940.
Los centros geográficos de origen de las plantas cultivadas, según Vavílov (1926).
El 8a, es la isla de Chiloé (4)

Referencias

1.
a
4.
The Origin, Variation, Immunity, and Breeding of Cultivated Plants. Selected writings of N. I. Vavilov, translated from the Russian by K. Starr Chester. Chronica Botanica, Vol. 13, No. 1/6 (pp. viii + 366)
5.
⚠️
ANTES DE TERMINAR EL POST, CAMBIAR EL FILTRO DE LA GALERÍA DE ABAJO PARA QUE OFREZCA ARTÍCULOS SOBRE EL MISMO TEMA y borrar este bloque, obvio