Search

Nikolái Vavílov: el botánico que todos quisimos ser

Autor
Fecha de Publicación
Empty
Temas
7 more properties
"Soy bot√°nico" es una confesi√≥n que, generalmente, gatilla respuestas del tipo "¬Ņya, pero entonces, qu√© haces para vivir?", "no sab√≠a que eso a√ļn exist√≠a", "¬°buena! tengo un campo con hartos √°rboles, ¬Ņcuanto ganar√© si los corto?", o "mi abuela tiene unos geranios que est√°n algo mustios, ¬Ņqu√© les puede echar?". Y bueno, a uno no le queda otra que poner su mejor cara e intentar explicar lo que en realidad hace. O, mejor a√ļn, lo que nos motiva a meternos al verde mundo de los seres vegetales.
A algunos botánicos lo que los ha motivado es algo que, a la larga, resulta ser clave para el desarrollo de la humanidad: comer. Y no, no me refiero a llegar a fin de mes con algo para echarle a la olla (bueno, también, pero esa es otra historia), sino a como conseguir que las plantas que comemos sean más productivas, más sanas, o simplemente, que crezcan en un lugar donde no suelen hacerlo.
En ese sentido, una de las mayores preguntas en la agricultura siempre ha sido "¬Ņde d√≥nde vienen las plantas que comemos?". Creemos que si conocemos su origen podremos entender mejor a la planta que estamos cultivando y, con un poco de ciencia, mejorar su productividad. Y ese era, definitivamente, uno de los objetivos de la ciencia agr√≠cola sovi√©tica en los primeros a√Īos post-revoluci√≥n de octubre. El nuevo r√©gimen hered√≥ un pa√≠s enorme que sufr√≠a grandes y frecuentes hambrunas a consecuencia de un clima poco amable y del mal manejo pol√≠tico y econ√≥mico que llev√≥ al antiguo Imperio Ruso a la miseria. Cultivar en la estepa siberiana era -y sigue siendo- un desaf√≠o que llev√≥ a su l√≠mite a la t√©cnica agr√≠cola.

Un bot√°nico contra el hambre

Nikol√°i Vav√≠lov naci√≥ en el distrito de Volokolamsk, en las afueras de Mosc√ļ, en 1887. Hijo de una familia de comerciantes, desde joven se interes√≥ en la agricultura. El distrito donde creci√≥ era pobre, y las hambrunas sol√≠an diezmar a la poblaci√≥n durante los inviernos. Tres de sus hermanos murieron siendo ni√Īos a causa del hambre. Entre los sobrevivientes, tres se dedicaron a la ciencia: Uno de sus hermanos se volvi√≥ f√≠sico, y una de sus hermanas se volvi√≥ microbi√≥loga. Nikol√°i, en tanto, decidi√≥ que trabajar√≠a para terminar con el hambre.
En 1911 se gradu√≥ del Instituto Agr√≠cola de Mosc√ļ. Entre 1913 y 1914 vivi√≥ en Inglaterra, donde realiz√≥ sus estudios de Maestr√≠a bajo la tutor√≠a de William Bateson, investigando acerca de la inmunidad de las plantas a las enfermedades. Durante este per√≠odo Vav√≠lov realiz√≥ numerosos viajes por Europa, conociendo a importantes genetistas y evolucionistas de la √©poca como Ernst Haeckel.
Fue as√≠ que, mientras pasaba su tiempo en la biblioteca de Charles Darwin, preservada en la Escuela de Bot√°nica de la Universidad de Cambridge, descubri√≥ varios textos cl√°sicos de agricultura llenos de anotaciones, marcas y notas al pie dejadas por el mism√≠simo don Charles. Estas ideas le parecieron revolucionarias: ¬ŅC√≥mo evolucionaron la especies que hoy cultivamos?, ¬Ņde donde vienen?, ¬Ņtendr√° que ver ese origen en como se comportan y sobreviven en los lugares donde las hacemos crecer?.
El siguiente paso fue clave para Nikolái: siendo ya un darwinista convencido y habiendo estudiado en profundidad los postulados de la -relativamente- nueva ciencia de la genética, dedujo que una de las claves para comprender mejor a las plantas era saber de donde venían. Como se relacionan las especies entre sí, y como fueron variando en los distintos lugares (adaptándose) para sobrevivir y seguir siendo productivas. La solución al hambre pasaría por buscar, entre los orígenes de las plantas cultivadas, aquellas variedades resistentes a las pestes y al frío.
Nikol√°i preguntando a unas plantas de donde vienen. Leningrado, 1921. Foto: Levina et al. 2005 (7).
A partir del estudio de estas interrogantes Vav√≠lov estableci√≥ en 1920 la Ley de las Series Hom√≥logas de Variaci√≥n (1, 2, 3), en la que establec√≠a que las variaciones en especies emparentadas suelen ser similares, lo que es una consecuencia de su semejanza gen√©tica. Seg√ļn esta ley, la variaci√≥n de caracter√≠sticas morfol√≥gicas, fenol√≥gicas o fisiol√≥gicas en diferentes especies o g√©neros cultivados (por ejemplo el trigo ‚ÄďTriticum‚Äď, el centeno ‚ÄďSecale‚Äď y la cebada ‚ÄďHordeum‚Äď), corresponden a respuestas id√©nticas de sistemas gen√©ticos heredados de un ancestro com√ļn.
Esa teor√≠a -hoy considerada clave para el entendimiento de la biologia evolutiva de las plantas cultivadas- llev√≥ a Vav√≠lov a comprender que la r√°pida expansi√≥n del modelo de agricultura industrial destruir√≠a la diversidad gen√©tica producida tras miles de a√Īos de coevoluci√≥n. Ante eso, se propuso colectar las variedades locales y conservarlas, considerando crear bancos de germoplasma, estaciones experimentales y distribuir las semillas entre los empobrecidos campesinos rusos.

El origen de todas las cosas

En 1921, Vavílov fue puesto a cargo de la Academia Lenin de Ciencias Agrícolas de Leningrado. Desde allí, y consciente de su objetivo, impulsó una red de más de 300 estaciones experimentales donde se realizaban pruebas y se entregaban semillas seleccionadas a los campesinos. Era el comienzo de un camino destinado a terminar con el hambre.
Si bien ya había realizado algunas expediciones (la más famosa en 1918 a Irán), ya instalado en la Academia Lenin planificó una nueva serie de viajes destinados a colectar semillas de distintas variedades de especies agrícolas y, por sobre todo, a encontrar el origen geográfico de esas especies.
Para esto, organiz√≥ m√°s de 100 expediciones bot√°nicas alrededor del mundo, entre las cuales recorri√≥ EEUU y Canad√° (1921), Afganist√°n (1924), la cuenca del Mediterr√°neo (1926), √Āfrica oriental (1927), China (1929), Am√©rica central (1930), Norte, centro y Sudam√©rica (1932-1933).
En 1924 publicó su primer listado de centros de orígenes para las especies cultivadas, los que fue modificando a la luz de nueva evidencia, hasta 1940. Uno de esos centros de origen es la isla de Chiloé, de donde Vavílov reconoció el origen de algunas variedades de papa (Solanum tuberosum) y la frutilla nativa (Fragaria chiloensis).
Los centros geogr√°ficos de origen de las plantas cultivadas, seg√ļn Vav√≠lov (1926). Foto: Captura de la traducci√≥n de K. Starr Chester (4)
El 8a, es la isla de Chiloé. Foto: Captura de la traducción de K. Starr Chester (4)

El "factor Lysenko"

Un evento que cambiaría para siempre la vida de Vavílov fue el conocer a alguien de quien ya hemos hablado: Trofim Lysenko. Cuando se conocieron, Lysenko no era más que un agrónomo mediocre que intentaba mejorar cultivos con muy poco éxito, a la vez que contaba a los medios historias falsas sobre sus supuestos "exitosos resultados". Vavílov declaró estar interesado en el trabajo de ese joven, supuestamente innovador, y lo animó a seguir adelante, facilitando, casi sin querer, su ascenso. Lo que no sabía era que Lysenko tenía planes mucho más oscuros.
Unos a√Īos despu√©s, gracias a su habilidad para inventar m√©ritos que no ten√≠a, Lysenko logr√≥ caerle bien a Stalin y ascendi√≥ hasta ser el jefe de toda la ciencia agr√≠cola en la URSS. Vav√≠lov, contrariado por la postura anti-mendeliana de Lysenko, comenz√≥ a criticarlo abiertamente, aunque siempre desde un punto de vista cient√≠fico. Indignado, reclamaba por como el l√≠der de la ciencia bot√°nica sovi√©tica pod√≠a ser un firme negacionista de la evoluci√≥n y la gen√©tica. Lamentablemente para Nikolai, la cercan√≠a de Lysenko con Stalin hac√≠a que cualquiera que criticara la "nueva biolog√≠a" del r√©gimen fuera perseguido por la ley.

El amargo final

El 6 de agosto de 1940 Nikolai Vav√≠lov fue arrestado por la NKVD (la polic√≠a secreta del r√©gimen) durante una expedici√≥n bot√°nica en Ucrania. Fue acusado de traici√≥n a la patria, colaboracionismo con los nazis y boicot a la ciencia sovi√©tica (por creer en la gen√©tica y haber colaborado con cient√≠ficos occidentales). Fue llevado a Mosc√ļ donde fue torturado e interrogado, en tanto algunos de sus colaboradores fueron ejecutados por una supuesta complicidad (5). Su "confesi√≥n", obtenida bajo tortura, caus√≥ que fuera condenado a muerte en 1941, aunque durante el posterior juicio militar neg√≥ todos los cargos. Finalmente, en 1942, la sentencia fue cambiada por 20 a√Īos de c√°rcel. Fue entonces trasladado a una c√°rcel en Saratov.
Uno de los mayores científicos de la URSS permanecía encarcelado, "vestido" con sacos viejos y sandalias hechas de corteza de árbol. Su dieta era de dos porciones de cereales cocidos (Kasha), una como desayuno y una como cena, más un almuerzo de sopa de tomates o repollos podridos (5). Por todo esto, enfermó gravemente debido a la mala nutrición (6).
En enero de 1943, a los 55 a√Īos, Nikolai Vav√≠lov, el bot√°nico que hab√≠a decidido terminar con el hambre, muere en una c√°rcel sovi√©tica por enfermedades derivadas de la desnutrici√≥n.
Vav√≠lov en su ficha de la c√°rcel de Saratov. Foto: Wikipedia/Archivo central del servicio de seguridad de la Federaci√≥n Rusa (Dominio p√ļblico)

El legado

En 1941, mientras Vav√≠lov era juzgado, a Adolf Hitler se le ocurri√≥ que la Alemania nazi invadiera la Uni√≥n Sovi√©tica. El avance de las tropas nazis fue arrollador, y en Septiembre de ese a√Īo se encontraban a las puertas de Leningrado. La -entonces- colecci√≥n de semillas m√°s grande del mundo (el germoplasma de 187.000 especies) se encontraba resguardada en el Instituto de la Industria de las Plantas (hoy Instituto Panruso N.I. Vavilov). La ciudad fue sometida a un sitio asfixiante y cruel de 28 meses. Distintas obras de arte y tesoros de la √©poca imperial fueron evacuados por el ejercito rojo, pero no se mostr√≥ inter√©s alguno por la famosa colecci√≥n del instituto (bueno, ¬Ņa qu√© militar le interesan las plantas?), la cual era un objetivo para los cient√≠ficos alemanes (7), para los hambrientos habitantes de la ciudad y para las ratas, que infestaron el instituto una vez que la comida de la ciudad se termin√≥.
Los investigadores del instituto movieron parte importante de la colección al sótano y la mantuvieron resguardada mediante un sistema de turnos. Nueve de ellos perdieron la vida, por inanición, a pesar de estar resguardando cientos de kilos de comida. Finalmente, nada de lo que se encontraba en Leningrado fue tocado. Solo algunas porciones menores de la colección, que se encontraban en Ucrania, fueron robadas por el ejército alemán y traspasadas al Instituto de Genética Vegetal administrado por las SS.
Después de la guerra el perfil de instituto se mantuvo bajo. Su labor fue principalmente la de propagar variedades y repartir semillas a los campesinos, en tanto el régimen de Stalin, fuertemente influenciado por Lysenko, seguía manteniendo prohibido el nombre de Vavílov. El trabajo de propagación rindió frutos, y se estima que dio origen a un 80% de los cultivos de algunas especies en Rusia, como papas, trigo o centeno.
Recién en 1955, ya sin Stalin en el poder, la sentencia de Vavílov fue revertida, otorgándosele un perdón póstumo. Para 1960 el régimen de Nikita Jrushchov lo había reinstaurado como héroe científico de la Unión Soviética, a la vez que Lysenko caía en desgracia y era alejado de todas sus labores. La Academia Soviética de Ciencias instauró el premio Vavilov en 1956, y la medalla Vavilov en 1968, y el Instituto de la Industria de las Plantas de Leningrado ahora lleva su nombre. Su rostro apareció en estampillas y hay estatuas en su honor, aunque no se conoce el lugar donde están sepultados sus restos (6). Es una mínima compensación para alguien que, a pesar de su enorme contribución a la ciencia mundial, murió torturado a consecuencia del poder otorgado a un anticientífico como Lysenko.
Si los botánicos tuviéramos héroes, Nikolai Ivanovich Vavílov debería ser el primero. Y el más importante.
La estatua de Vav√≠lov en Mosc√ļ. Foto: Wikimapia.

Referencias

1.
Shumnyń≠, V. K. (2007). "Two brilliant generalizations of Nikolai Ivanovich Vavilov (for the 120th anniversary)". Genetika, 43 (11): 1447-1453.
4.
The Origin, Variation, Immunity, and Breeding of Cultivated Plants. Selected writings of N. I. Vavilov, translated from the Russian by K. Starr Chester. Chronica Botanica, Vol. 13, No. 1/6 (pp. viii + 366)
5.
Pringle, P. (2011). "The Murder of Nikolai Vavilov: The Story of Stalin's Persecution of One of the Great Scientists of the Twentieth Century."
6.
Levina, E.S. (2005). "Nikolai Vavilov: Life in the Cause of Science or Science at a Cost of Life". Comprehensive Biochemistry 44: 345-410. https://doi.org/10.1016/S0069-8032(05)44006-1
‚ö†ÔłŹ
ANTES DE TERMINAR EL POST, CAMBIAR EL FILTRO DE LA GALER√ćA DE ABAJO PARA QUE OFREZCA ART√ćCULOS SOBRE EL MISMO TEMA y borrar este bloque, obvio