Search
photo_2016-09-14_14-10-31.jpg

P.A.I.P.E. Mareas Rojas

Autor
Categoría
Biología
Home
P.A.I.P.E.
Fecha de Publicación
2016/09/14
Temas
6 more properties
‚ö†ÔłŹ
Si es primera vez que nos lee, debe saber que los P.A.I.P.Es forman parte de una sección especial. Mire acá de qué se trata.
El polémico informe de Greenpeace ha revivido un tema importante en términos sociales y científicos: las floraciones algales nocivas (FAN) o mareas rojas.
Esto nos da una buena oportunidad para romper algunos mitos que usted probablemente ha escuchado estos √ļltimos meses.
Estos son tres ganadores del P.A.I.P.E. sobre este fenómeno tan recurrente en nuestras costas.
Nota: Puede hacer click en cada referencia usada para acceder a ella.

1. Las mareas rojas no afectan a la fauna marina

Usted debe haber escuchado esto m√°s de una vez y quiz√° incluso lo repiti√≥. No es extra√Īo que mucha gente haya pensado que esto era correcto, pues las mareas rojas usualmente son mucho menos da√Īinas. Sin embargo, la marea roja que afect√≥ recientemente a Chilo√© fue algo tremendo.
La presencia de marea roja no es algo nuevo en la zona, ni menos en Chile, por lo que los hombres del mar est√°n acostumbrados a lidiar con estas. Pero esta vez,¬†el nivel de da√Īo fue algo sin precedentes.
La respuesta es un categ√≥rico ¬ęno¬Ľ.
Partamos por lo obvio.
Aves y mam√≠feros sufren tanto como nosotros con estos ¬ęblooms¬Ľ. Hay numerosos registros de mortandades masivas de aves, lobos marinos, focas, ballenas (Bargu et al. 2010,¬†Bargu et al. 2011,¬†Scholin et al. 2000,¬†¬†Wilson et al. 2016,¬†Landsberg 2002, entre otros), ya sea por contacto directo o por consumo de organismos contaminados.
En el caso de los invertebrados, particularmente aquellos filtradores, si bien los efectos son, en general, subletales e incluso imperceptibles, se pueden encontrar registros de disminución en el crecimiento, disminución en la tasa de fecundidad, pérdida de capacidad de movimiento, disminución en la tasa de alimentación, entre otros (ver Lansberg 2002). De hecho, durante la pasada crisis, el 90% de la machas varadas volvieron al mar luego de unos días, y otro porcentaje presentaba movimientos erráticos como si estuvieran paralizadas. Algo nuevo probablemente, pues estos organismos nunca habían estado sometidos a un nivel tan alto de toxicidad.
En general, estos animales tienen conductas de escape ante la proliferación de microalgas y dinoflagelados tóxicos, ya que a pesar de que pueden tolerar bastante bien la acumulación de este tipo de toxinas, intentan evitarlas. En este caso, la extensión de la marea roja fue tan grande que no tuvieron escapatoria.
En el siguiente link encontrar√° una tabla que resume los principales efectos de las toxinas en animales marinos:

2. Estos organismos necesitan nutrientes y esos no los trae ni el cambio clim√°tico ni El Ni√Īo

El bi√≥logo Hector Kol (o al menos ese pseud√≥nimo usa para difundir su investigaci√≥n) se pase√≥ por diversos medios con ese discurso, el cual fue replicado por mucha gente que confi√≥ en el dominio te√≥rico del experto. El punto parec√≠a v√°lido: intentaba darle soporte a la hip√≥tesis¬†de que la responsabilidad de esta crisis reca√≠a exclusivamente en la industria salmonera, quien era la que provocaba este super√°vit de nutrientes en el medio (fen√≥meno conocido como ¬ęeutrofizaci√≥n¬Ľ). Si bien la literatura al respecto no es tan amplia, existen registros sobre una relaci√≥n causal entre el afloramiento de algunas microalgas t√≥xicas y la cantidad de nutrientes aportados por los desechos de esta industria.
De hecho, Alejandro Buschmann, miembro del comité de científicos de la academia de ciencias que está estudiando este fenómeno en la zona, publicó una de las revisiones más importantes al respecto (Buschmann et al. 2006)
CiWwCkZWsAE7YbJ.jpg
Buschmann et al. 2006
Pero la crisis chilota responde a algo mucho m√°s complejo y¬†sugerir que el cambio clim√°tico o El Ni√Īo no explican el alza de nutrientes es un error te√≥rico grave.¬†El desplazamiento de aguas ecuatoriales subsuperficiales por efecto de El Ni√Īo, conocidas¬†como ¬ęCorriente de Gunther¬Ľ, es caracterizada por una baja salinidad, temperaturas sobre los 22¬ļC, contenido de ox√≠geno muy bajo y¬†una alta cantidad de nutrientes.¬†Un ciclo de El Ni√Īo tan intenso como este, sumado¬†a condiciones clim√°ticas espec√≠ficas a este a√Īo (verano seco, anticicl√≥n fortalecido hacia el sur, vientos direcci√≥n sur, etc.)¬†produjeron¬†surgencias costeras inusuales, es decir,¬†ascendencia de aguas profundas ricas en nutrientes a la superficie. Esto gener√≥ las condiciones propicias para los afloramientos de este tipo de organismos t√≥xicos.
Entre las aguas de origen Ecuatorial y las surgencias costeras hay dos vías de altos nutrientes que podrían ser mucho más importantes en términos espaciales que las que podría aportar a nivel local la eutrofización.
Entonces, ¬Ņes cierto que El Ni√Īo es factor irrelevante en el alza de nutrientes? No.

3. La marea roja es un fenómeno poco natural

El concepto de que algo es ¬ępoco natural¬Ľ o ¬ęantinatura¬Ľ es bastante usado como recurso argumentativo. Que algo sea ¬ępoco natural¬Ľ significar√≠a que son las acciones humanas las que explican la ocurrencia del fen√≥meno; en el caso de comportamientos, se supone que una conducta ¬ępoco natural¬Ľ o ¬ęno natural¬Ľ no se presentar√≠a en animales distintos al ser humano.
Este argumento fue muy utilizado, incluso por las autoridades parlamentarias. Pero,¬†¬Ņpodemos hablar de que las mareas rojas son poco naturales?
Screen-Shot-2016-09-11-at-23.15.23.png
Screen-Shot-2016-09-11-at-22.46.33-1012x1024.png
Probablemente, el primer registro sobre mareas rojas viene del antiguo testamento (√Čxodo 7:20-21)¬†en donde¬†¬ęel agua del r√≠o se ti√Ī√≥ de sangre. Los peces del r√≠o murieron y el agua estaba tan contaminada que lo egipcios no pod√≠an beberla¬Ľ. Esto sugiere que al parecer el ser humano viene percibiendo los efectos de estos peque√Īos organismos desde hace bastante tiempo.
En este contexto, uno de los g√©neros de protozoos m√°s nocivos para la salud animal (incluyendo humanos) es ¬ęAlexandrium¬Ľ: un peque√Īo, pero resistente, dinoflagelado del que usted probablemente escuch√≥ muchas veces este a√Īo, pues es uno de los responsables de las mareas rojas.
Entonces,¬†¬Ņdesde cu√°ndo¬†Alexandrium¬†causa estragos en las costas del mundo?¬†Es dif√≠cil estimarlo de forma exacta, pues organismos como estos no dejan registro f√≥sil. Pero basado en investigaciones a nivel molecular y estimaciones taxon√≥micas, podr√≠a sugerirse que este g√©nero como tal lleva al menos 10 millones de a√Īos habitando las costas del mundo (Taylor 1984,¬†Taylor 1987,¬†Scholin et al. 1995).
Entonces, tomando como referencia a¬†Alexandrium:¬†¬Ņes una marea roja un fen√≥meno poco natural?
Porque, en ese caso, ser√≠a un fen√≥meno¬†¬ępoco natural¬Ľ¬†que lleva ocurriendo desde hace al menos¬†10 millones de a√Īos.
CiWCTkXWgAAy2Ar.jpg
Scholin et al. 1995