Search
18675510023_7ee734b7b8_o.jpg

P.A.I.P.E. - La vacuna del VPH

Autor
Categoría
P.A.I.P.E.
Salud Pública
Fecha de Publicación
2016/09/23
7 more properties
⚠️
Si es primera vez que nos lee, sepa que esta es una sección especial y distinta al resto. Acá le explicamos cual es el objetivo.
Los medios de comunicación y las redes sociales se han visto inundados de dudas respecto a la aplicación, efectividad y potenciales riesgos de la Vacuna para el Virus del Papiloma Humano (VPH). Muchas de las menciones tienen relación con miedos infundados, sin respaldos en evidencias científicas sobre el tema. No es simple incorporarse de lleno a entender cada aspecto planteado por los detractores, por lo que hemos realizado este P.A.I.P.E. con 9 puntos específicos para intentar resolver las dudas con las evidencias científicas disponibles.

Nota: Puede hacer click en los números de las referencias usadas para acceder a ellas.

1. La vacunación contra el Virus Papiloma Humano (VPH) favorece el inicio de una vida sexual temprana o conductas de riesgo

¡Falso!
El inicio de la actividad sexual es un fenómeno multifactorial, donde influye la cultura, el nivel socioeconómico, rendimiento escolar, estilos parentales, influencia de pares, religión, entre otros (1,2). Lo que sí es relevante es que el mejor momento para colocar la vacuna es antes de iniciar relaciones sexuales.
La vacuna contra el VPH no se asocia con conductas sexuales de riesgo en adolescentes. Las jóvenes que reciben la vacuna contra el VPH no exhiben mayores tasas de infecciones de transmisión sexual. Esto lo afirma un nuevo estudio publicado en JAMA Internal Medicine (3).
«Un estudio de cohortes concluye que la vacuna VPH no está asociada con un incremento de infecciones de transmisión sexual, sugiriendo que es improbable que la vacuna promueva actividad sexual insegura (3)».
Captura-de-pantalla-de-2016-09-23-16-45-20.png
Captura de pantalla de 2016-09-23 16-45-20

2. La vacuna VPH no es necesaria, basta con el correcto uso del preservativo

¡Falso!
El uso correcto del preservativo en cada relación sexual sólo disminuye el riesgo de adquirir el VPH, pero no lo elimina. Esto es porque las infecciones pueden transmitirse por la exposición a áreas (por ejemplo, piel o superficies mucosas infectadas) que no están cubiertas o protegidas por un condón (4).

3. La vacuna que venden en mi país es de menor calidad que la comercializada en Europa

¡Falso!
La misma vacuna que se usa en Chile se aplica también en Australia, Alemania, Suecia, Argentina y la mayor parte de los países que vacunan contra el VPH (5).
Captura-de-pantalla-de-2016-09-23-16-49-41.png
Captura de pantalla de 2016-09-23 16-49-41

4. Ya, pero no hay suficientes estudios que respalden su uso seguro

¡Falso!
Hay muchos estudios que respaldan la seguridad y eficacia de la vacuna contra el VPH. Citaremos las conclusiones de algunos de ellos (e.g 6,7,8):
«La vacuna cuadrivalente VPH se asoció con cuadros de desmayos el mismo día e infecciones a las dos semanas de vacunación. El estudio no detectó evidencias de nuevas preocupaciones de seguridad en mujeres de 9 a 26 años secundario a vacunación con VPH4».«Este gran estudio de cohortes no encontró evidencia que apoye la asociación entre exposición a vacuna qHPV y eventos adversos autoinmunes, neurológicos o tromboembolismo venoso. Aunque inicialmente se observaron tres eventos autoinmunes, en evaluaciones posteriores se confirmó que eran débiles y no estaban relacionados temporalmente con la exposición a la vacuna».
Captura-de-pantalla-de-2016-09-23-16-51-09.png
Captura de pantalla de 2016-09-23 16-51-09
Captura-de-pantalla-de-2016-09-23-16-51-47.png
Captura de pantalla de 2016-09-23 16-51-47
«Tres estudios poblacionales sobre la seguridad de vacuna HPV4, incluyendo uno de la base de datos de Seguridad de Vacunas Datalink del CDC, han sido desarrollados en Estados Unidos. Aunque un estudio observacional post licencia encontró un riesgo de desmayos aumentado, no se identificaron preocupaciones de seguridad en estos estudios».
Captura-de-pantalla-de-2016-09-23-16-52-29.png
Captura de pantalla de 2016-09-23 16-52-29
Además existe consenso científico al respecto: cuatro Sociedades Científicas en Chile también han entregado su respaldo (9).
Por si fuera poco la Organización Mundial de la Salud, por medio de la oficina regional OPS, manifestó su respaldo. De paso nos queda claro que somos el hazmerreír en salud pública por judicializar el asunto: «En todos los países en que se incluye un esquema de vacuna, entra a ser un asunto de salud pública y, por lo tanto, es una obligación y un derecho. Esta judicialización no se ha visto en ningún otro sitio (10)».

5. Bueno, pero, ¡la vacuna no protege a los varones!

¡Falso!
En Chile el objetivo de la vacunación es proteger a las niñas contra el cáncer del cuello de útero (al año mueren 600 mujeres jóvenes por esta causa) y proteger contra enfermedades causadas por el VPH, como las verrugas genitales. Además, los hombres que tengan relaciones sexuales con las mujeres vacunadas se ven beneficiados de forma indirecta al disminuir el riesgo de adquirir enfermedades asociadas al VPH (5).
En otros países la vacuna contra el VPH se administra y también es recomendada para los varones, pues ayuda a prevenir cánceres de ano, boca, orofaríngeo y de pene en los hombres (11).

6. La vacuna no es necesaria, con el Papanicolau basta y sobra

¡Falso!
La vacuna apunta a la prevención primaria, es decir, prevenir las enfermedades causadas por el VPH.  El Papanicolau es una medida de prevención secundaria, busca el diagnóstico precoz de las alteraciones que produce la infección por VPH.
Aunque no es necesario hacer el Papanicolaou antes de ponerse la vacuna, las mujeres deben continuar realizando las pruebas de detección de cáncer de cuello uterino después de los 25 años, aún después de recibir la vacuna. Esto es porque no existe vacuna que proteja contra absolutamente todos los tipos de cáncer de cuello uterino (12).

7. ¡La vacuna tiene timerosal!

¡Falso!
La vacuna no tiene timerosal pues se presenta en una jeringa y en dosis única (13). Y aunque tuviera, el timerosal (etilmercurio) se utiliza como preservante en las vacunas y no daña la salud, lo que ha sido repetido hasta el cansancio (14).
«Los estudios son ejemplos de algunos de los diferentes métodos que los investigadores han usado para examinar la seguridad del timerosal en las vacunas. Los investigadores han observado grupos muy grandes, por ejemplo todos los niños nacidos en un período de seis años en Dinamarca, como también grupos más pequeños y definidos, como los niños diagnosticados con autismo en California. En algunos de los estudios, los investigadores compararon las tasas de autismo entre los que se vacunaron con vacunas con timerosal versus los que no. Consistentemente, los investigadores encontraron que los niños que recibieron timerosal en las vacunas no tuvieron más probabilidades de tener autismo versus los que no recibieron timerosal (14)».
Captura-Sep-23-2016-9.27-PM.png
Captura - Sep 23, 2016 9.27 PM

8. ¡Pero en Colombia la vacuna fue un desastre, la gente se desmayaba!

¡Falso!
Sólo son rumores falsos. El Instituto Nacional de Colombia realizó un estudio que concluyó «que esta enfermedad no tiene una relación biológica con la vacuna de VPH, sin embargo la exagerada percepción del riesgo frente a la vacunación fue el detonante para que se presentará el evento psicógeno masivo (15)». Por lo demás en Colombia la vacuna es parte de los esquemas nacionales de vacunación (16).

9. Bueno, pero la diputada Cristina Girardi tiene razón

¡Falso, falso, falso!
La diputada está actuando de forma irresponsable al desconocer las evidencias científicas, atacando de manera populista una medida de salud pública destinada a salvar las vidas de quienes reciben la vacuna.
La iniciativa anti-vacunas es totalmente inapropiada desde un punto de vista legal. Tan así es, que a pesar de que existen algunos recursos de protección por agrupaciones de padres, la mayoría de ellos han sido declarados inadmisibles por el poder judicial —es decir, ni siquiera tienen el fundamento necesario para ser tomados en cuenta— y otros han sido rechazados. ¡No tiene sentido llevar al poder judicial una decisión que es de carácter técnico-sanitaria!
Por último, una reflexión del equipo Etilmercurio: Las vacunas son un derecho y una obligación, destinadas a proteger la salud de los individuos y de la población por medio de políticas públicas que garantizan el acceso gratuito y equitativo a toda la población objetivo.

Referencias

1.
González A E, Molina G T, Montero V A, Martínez V. Factores asociados al inicio sexual en adolescentes de ambos sexos de nivel socioeconómico medio-bajo de la Región Metropolitana. Revista chilena de obstetricia y ginecología. 2013;78(1):4–13.
2.
Marchand E, Glenn BA, Bastani R. HPV Vaccination and Sexual Behavior in a Community College Sample. Journal of Community Health. diciembre de 2013;38(6):1010–4.
3.
Jena AB, Goldman DP, Seabury SA. Incidence of Sexually Transmitted Infections After Human Papillomavirus Vaccination Among Adolescent Females. JAMA Internal Medicine. 1 de abril de 2015;175(4):617.
4.
Center for Disease Control and Prevention. Los condones y las ETS: Hoja informativa para el personal de salud pública [Internet]. Eficacia de los condones. [citado 23 de septiembre de 2016]. Disponible en: [www.cdc.gov]
5.
Ministerio de Salud. Chile. Preguntas frecuentes sobre Vacunación contra el Virus del Papiloma Humano [Internet]. Vacunación contra el Virus del Papiloma Humano. 2015 [citado 23 de septiembre de 2016]. Disponible en: [web.minsal.cl]
6.
Klein NP, Hansen J, Chao C, Velicer C, Emery M, Slezak J, et al. Safety of Quadrivalent Human Papillomavirus Vaccine Administered Routinely to Females. Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine. 1 de diciembre de 2012;166(12):1140.
7.
Arnheim-Dahlstrom L, Pasternak B, Svanstrom H, Sparen P, Hviid A. Autoimmune, neurological, and venous thromboembolic adverse events after immunisation of adolescent girls with quadrivalent human papillomavirus vaccine in Denmark and Sweden: cohort study. BMJ. 9 de octubre de 2013;347(oct09 4):f5906–f5906.
8.
Center for Disease Control and Prevention. Human Papillomavirus Vaccination Coverage Among Adolescent Girls, 2007–2012, and Postlicensure Vaccine Safety Monitoring, 2006–2013 — United States. MMWR Morbidity and Mortality Weekly Report. 62(29):591–5.
9.
Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología. SOCHOG junto a otras tres Sociedades médicas realizaron punto de prensa para respaldar seguridad de vacuna contra VPH [Internet]. 2016 [citado 23 de septiembre de 2016]. Disponible en: [www.sochog.cl]
10.
Judith Herrera. OMS dice que judicialización de vacuna contra papiloma en Chile es inédita. 22 de septiembre de 2016 [citado 23 de septiembre de 2016]; Disponible en: [www.latercera.com]
11.
Center for Disease Control and Prevention. La vacuna contra el VPH también se recomienda para los niños varones [Internet]. Especiales de los CDC. [citado 23 de septiembre de 2016]. Disponible en: [www.cdc.gov]
12.
Center for Disease Control and Prevention. Información para las mujeres jóvenes sobre la vacuna contra el VPH: Hoja informativa [Internet]. Enfermedades de transmisión sexual. [citado 23 de septiembre de 2016]. Disponible en: [www.cdc.gov]
13.
Ministerio de Salud. Ministerio de Educación. Chile. Vacunación contra el Virus del Papiloma Humano. Manual para Profesor/a [Internet]. 2015. Disponible en: [web.minsal.cl]
14.
Center for Disease Control and Prevention. Thimerosal in vaccines [Internet]. Vaccine Safety. Disponible en: [www.cdc.gov]
15.
Instituto Nacional de Salud. Colombia. Estudio de enfermedad supuestamente atribuible a la vacunación contra VHP [Internet]. 2015 [citado 23 de septiembre de 2016]. Disponible en: [www.ins.gov.co]
16.
Ministerio de Salud y Protección Social. Colombia. Vacuna contra el cáncer de cuello uterino [Internet]. [citado 23 de septiembre de 2016]. Disponible en: [www.minsalud.gov.co]