Search

La niña de La Noria

Autor
Categoría
arqueologia
biologia
Ciencia
etica
Fecha de Publicación
2018/03/24
Temas
6 more properties
📷
Imagen de portada: no recordarás, por Difusa__.
La Noria fue una estación de trenes del Ferrocarril Salitrero que conectaba numerosas oficinas salitreras del Departamento de Tarapacá, debido al declive de la industria del salitre el ferrocarril funcionó hasta la década de 1930 y sus habitantes comenzaron a emigrar a las grandes ciudades. El Censo de 1920 reportó que La Noria llegó a tener más de 9 mil habitantes.
Tal como ocurría con las cientos de oficinas salitreras esparcidas por el desierto entre fines del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, La Noria albergaba en su gran mayoría a trabajadores que llegaron de todas partes del país, de manera voluntaria o forzosa (los llamados «enganchados»). Esta gente se dedicaba a la extracción y procesamiento del salitre o a todos los servicios asociados.
Niños y pobladores en una de las calles principales del pueblo de La Noria, Tarapacá, hacia 1910 (fuente: Memoria Chilena)
Los trabajadores no solo contaban con condiciones laborales precarias: también vivían junto a sus familias bajo condiciones ambientales extremas. Alta radiación solar, escasez de agua, un calor asfixiante en el día y un frío extremo en la noche, malas condiciones sanitarias...
La mortalidad infantil de la época era altísima (1) y epidemias como la tuberculosis causaban estragos en una época en la que apenas empezaban a nacer las políticas de salud pública (2).
En palabras simples, sobrevivir a la pampa era una epopeya. Los cementerios del Desierto de Atacama tienen miles de tumbas de niños que no alcanzaron a jugar.
Extracto de La realidad médico-social chilena, Allende (1939) (3)
En ese contexto, no sabemos si logró nacer con vida o no una niña, cuyo cuerpo inerte fue enterrado al lado de la Iglesia del extinto poblado de La Noria, envuelto cuidadosamente en un paño blanco y una cinta de color violeta...
[Hubo cuidado y amor en ese último adiós.]
Las condiciones de la pampa hace que los cuerpos se momifiquen y queden suspendidos en el tiempo.
Pero su descanso fue interrumpido en 2003 por un huaquero (4), quienes se dedican a escarbar el desierto en busca de «tesoros». Óscar Muñoz encontró el cuerpo de esta niña que tenía una morfología muy llamativa por sus malformaciones óseas y lo vendió por 30 mil pesos. El hallazgo fue difundido por los círculos de ufología, que especulaban sobre el «origen extraterrestre» del cadáver.
El cuerpo de la niña pampina fue (re)vendido al español Ramón Navia-Osorio, quien se lo llevó a Barcelona. El periplo del cuerpo de la niña de La Noria ha sido cruel y trágico: se cobraba por sacarse fotografías con ella (la promo: una por 500 mil pesos, dos por 750 mil), documentales (Sirius) (5), radiografías por doquier, el uso de terminologías como «humanoide»...
Incluso fue objeto de exhibición en Congresos de Ufología (Ufology World Congress, Barcelona, 2017).
El año 2013 se dio a conocer un documental (6) donde se comprobó que el cuerpo corresponde a un ser humano y que tendría ascendencia chilena. Para ello, se utilizaron herramientas genéticas como la secuenciación del ADN mitocondrial obtenido desde su tejido óseo.
El 22 de marzo de este año fue publicado un estudio en la revista Genome Research (7) donde se dio a conocer la secuenciación del genoma de la niña de La Noria, a la que denominaron ATA (Atacama humanoid skeleton) con el objetivo de confirmar su carácter humano y explicar el origen de sus malformaciones.
[Quizás se llamaba Paula o María, hasta apellido tenía, y la esperaban con un ajuar blanquito.]
En el trabajo publicado en la revista Genome Research no se menciona la existencia de ningún permiso o consideración ética sobre la utilización del cuerpo para fines de investigación o científicos. Sin embargo, en Chile existe la Ley N° 17288 del año 1970 que legisla sobre Monumentos Nacionales. En el Artículo 1 se señala que «son monumentos nacionales y quedan bajo la tuición y protección del Estado, los lugares, ruinas, construcciones u objetos de carácter histórico o artístico; los enterratorios o cementerios u otros objetos antropo-arqueológicos, paleontológicos o de formación natural (...)».
Es decir, para realizar esta investigación o cualquier otra, se requiere del permiso y autorización del Consejo de Monumentos Nacionales. Para la obtención del ADN que se usó para la secuenciación se utilizó uno de los huesos de la niña: eso significa que el cuerpo fue dañado, acto que es penado por la misma ley en su Artículo 38. Es más: esta norma exige que las excavaciones realizadas por grupos extranjeros involucren el trabajo de científicos chilenos, lo cual no ocurrió en este caso (Artículos 22 y 23 de la Ley Nº 17288).
Por otra parte, al momento de enviar un trabajo a revisión en una revista científica, es necesario contar con una declaración de ética. En este caso, la revista Genome Research señala que los materiales deben estar disponibles para replicar el estudio. Sin embargo, no hay consideraciones éticas específicas sobre las autorizaciones que debe tener un trabajo de este tipo respecto al trabajo con humanos y con terceros países.
El trabajo publicado profundiza sobre el genoma de la niña de La Noria y ha permitido dilucidar su ancestralidad genética. Para ello, se usaron bases de datos sobre distintas poblaciones humanas, agrupándose con poblaciones sudamericanas, específicamente chilenas. Estos resultados muestran que sus genes tienen un 53,8% de ancestralidad europea y los demás son genes de poblaciones de Los Andes (según afirma el trabajo).
También se encontraron mutaciones nuevas y otras evidentes respecto a las malformaciones que presenta el cuerpo, además de genes relacionados con displasia cranioectodermal y la displasia esquelética de Greenberg. Esto coincide con el fenotipo en el cuerpo de la niña de La Noria. Los autores señalan que algunas de las malformaciones han sido descritas previamente en casos de consanguinidad.
El trabajo muestra un profundo desconocimiento del contexto de donde proviene la niña de La Noria. En primer lugar, se afirma que su origen es la «Región de Atacama», aunque la localidad abandonada de La Noria corresponde a la Región de Tarapacá.
También se señala que sus genes están relacionados con genes de los individuos de Los Andes que pertenecen a la población chilena chilote... Pese a que sabemos que son poblaciones diferentes, algo que ha sido ampliamente estudiado por equipos científicos chilenos (8) (9).
Además se menciona que, debido a que el cuerpo fue encontrado en una oficina salitrera (en realidad, las oficinas salitreras se encontraban alrededor de la zona de hallazgo), este habría estado expuesto a nitratos, lo que habría causado daño al ADN. Esta afirmación se basa en un trabajo donde se investiga el efecto a nivel genético de la «terapia del nitrato» (10), que usa nitrato orgánico (11). Sin embargo, correlación no es causalidad: el nitrato en el Desierto de Atacama se encuentra contenido en rocas con otros minerales (el llamado «caliche») y no necesariamente puede asimilarse al estudio citado.
Los mismos autores han señalado que, debido a la buena calidad del ADN, la niña habría fallecido hace solo unas décadas (no más de 40 años, es decir, década de 1970) (12). No obstante, en esa época la actividad salitrera ya había terminado en la zona y el pueblo se encontraba despoblado (aproximadamente desde década de 1930). Probablemente, las personas la fueron a enterrar a La Noria desde algún otra localidad.
[Allá en la Pampa los angelitos se van al cielo.]
El artículo ha tenido una alta repercusión en la prensa internacional. Los titulares destacan que se habría resuelto el «misterio del alien de Atacama» o que «el ADN del falso alienígena de Atacama desvela sus secretos». Sin embargo, ninguno ha puesto atención en la falta de ética al realizar un estudio sin contar con las autorizaciones respectivas y utilizar un cuerpo humano que fue comercializado ilegalmente.
Lo que aquí en verdad pasó es que se desenterró el cuerpo de una persona con múltiples deformidades físicas y su cuerpo fue exhibido todos estos años. Por respeto a esta persona, esta publicación en Etilmercurio no contiene su fotografía.
En estas notas de prensa, uno de los autores del estudio dice lo siguiente: «Creo que (el cuerpo) debería ser enviado al país de origen y ser enterrado de acuerdo a las costumbres de su pueblo». El autor, no obstante, hace caso omiso de que su pueblo quizás ya no exista. De que su cuerpo fue usado como objeto de investigación científica sin cumplir con las más mínimas regulaciones del país de origen.
La niña de La Noria tuvo una madre, un padre, quizás hermanos. Cuando la enterraron seguramente sufrieron mucho y se preguntaron el porqué de la apariencia de la hija fallecida. ¿Cuál habrá sido el destino de estas personas? Por la época sugerida del fallecimiento, su madre quizás aún esté viva, al igual que la familia que pudo conocer el destino final de esta niña nortina.
¿Pero cuál es el destino actual de la niña de La Noria? Un cajón oscuro en algún lugar de Europa.
[El sol y sus manos abrigadas de consuelo, te esperan en la Pampa.]
Desde Etilmercurio queremos interpelar a las autoridades, a la comunidad académica y a la sociedad civil para condenar abiertamente el atropello cometido a lo largo de estos años.
Historias como la de la niña de La Noria deben hacernos reflexionar sobre la ética de la ciencia, sobre todo en lo que se refiere a cómo se obtienen las muestras analizadas. Un tema del que, por desgracia, no se hace cargo el equipo científico detrás del artículo publicado en Genome Research. Por ello, y a la luz de las situaciones denunciadas, esperamos que la revista haga una retractación del artículo.
Este caso es solo uno de los pocos que se conocen de saqueo y venta de cuerpos momificados. De hecho, recientemente se dio a conocer que un sitio en internet ofrece una momia chilena bebé de 900 años de antigüedad por 15 mil euros (13).
¿Cuál es el valor de un cuerpo humano? ¿O acaso la dignidad se pierde después de unas pocas décadas del fallecimiento?

Referencias

1.
Jiménez, J. & Romero, M. I. (2017). Reducing Infant Mortality In Chile: Success In Two Phases. Health Affairs, Vol. 26, No. 2: Designing Children's Health Care. https://doi.org/10.1377/hlthaff.26.2.458. Disponible aquí.
2.
Herrera, T. & Farga, V. (2015). Historia del Programa de Control de la Tuberculosis de Chile. Revista chilena de enfermedades respiratorias, vol.31 No. 4, Santiago, diciembre 2015. http://dx.doi.org/10.4067/S0717-73482015000400009. Disponible aquí.
3.
Allende, S. (1939). La realidad médico-social chilena. Ministerio de Salubridad. Disponible aquí.
4.
La Estrella de Iquique (19-10-2003). Hallazgo en La Noria: ¿feto o extraterrestre? Disponible aquí.
5.
La Tercera (2013). Documental revela misterios tras “alien” encontrado en el Desierto de Atacama. 24/04/2013. Disponible aquí.
6.
Stone, R. (2013). Bizarre 6-Inch Skeleton Shown to Be Human. 03/05/2013. Disponible aquí.
7.
Bhattacharya, S. et al (2018). Whole-genome sequencing of Atacama skeleton shows novel mutations linked with dysplasia. Genome Research. Disponible aquí.
8.
Fuentes, M. et al (2014). Geografía génica de Chile. Distribución regional de los aportes genéticos americanos, europeos y africanos. Revista médica de Chile, vol.142 no.3 Santiago mar. 2014. http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872014000300001. Disponible aquí.
9.
Eyheramendy, S. et al (2015). Genetic structure characterization of Chileans reflects historical immigration patterns. Nature Communications volume 6, 17 March 2015. doi:10.1038/ncomms7472. Disponible aquí.
10.
Andreassi, M. G. et al (2001). Chronic long-term nitrate therapy: possible cytogenetic effect in humans? Mutagenesis, Volume 16, Issue 6, 1 November 2001, Pages 517–521, https://doi.org/10.1093/mutage/16.6.517. Disponible aquí.
11.
Andreas, D. & Thomas, M. (2015). Organic Nitrate Therapy, Nitrate Tolerance, and Nitrate-Induced Endothelial Dysfunction: Emphasis on Redox Biology and Oxidative Stress. Antioxidants & Redox SignalingVol. 23, No. 11, https://doi.org/10.1089/ars.2015.6376. Disponible aquí.
12.
Anarte, E. (23 de marzo de 2018). Ata, la momia de Atacama, era un bebé humano y por fin podrá descansar en paz. http://www.dw.com. Disponible aquí.
13.
Emol (05 de marzo de 2018). Arqueólogos indignados por venta de momia chilena de 900 años en tienda-museo holandesa. Emol.com. Disponible aquí.